Adiós 2014

Este año se va como llegó, por las buenas. Viajamos, bebimos, cambiamos, conocimos, aprendimos.

Este año tuvo prosa y mucha música. Gracias a todos por un gran viaje, por compartir el camino y los sueños.

Comúnmente las personas toman dos decisiones en la vida: cómo vivir y por qué vivir. Muchas veces esas decisiones son tomadas por ellas a través de la cotidianeidad y el miedo. No significa que estas sean vidas mal llevadas, simplemente podemos asumir que podrían ser mejor encausadas. Es por ello que tener personas a tu lado que te motivan a ser valiente, a seguir adelante, a perseguir tus más íntimos sueños puede ser la forma más sincera de responder estas preguntas. Cada uno a su manera, las personas que decidimos tener a nuestro lado son aquellas que colman nuestras memorias y recuerdan por nosotros, son los que conocen mejor que uno mismo como habremos de reaccionar y las medidas que hay que tomar para poder sortear el karma y el destino con una sonrisa en la cara, felices.

Familia, amigos, colaboradores, la mezcla para cada individuo se hace a partes distintas pero con los mismos ingredientes. Irán, Simón, Emilio, José, Sophie, Chano, Gaby, Esteban, Diana, Valeria, Mariana, Humberto, Inti, Tania, Paulina, mi equipo DC, Lenin, Peque, Ximena, Xavier, Jorge, Marina, Mariana, Víctor, Everett, Jimena, Betty, Nuria, Jaime, Dafne, Pablo, Sandor, Jesús, Rivas, Ceci, Alejandro, Maribel, Isabelle, Pablo, Steff, José Carlos, Joloy, Daniel, Samuel, Sel, Paty, Ely, Mariana, Fer, Luis, Germán, Kim, Gurri, Oreja. Gracias. Una vida de gracias.

Bienvenido 2015.