Being good at something is not doing something you love

Siempre he sido un morning guy. Las mañanas me sientan bien y me mantienen concentrado. Días como hoy, que inician a las 5:30 de la mañana por alguna carretera del país favorecen el trabajo creativo.

Es así que llegué a la oficina, puse el café, abrí las ventanas, regué el muro verde y mientras hacía el boletín de ICHIBA me di cuenta que soy malísimo con el código.

MALÍSIMO

Simplemente lo disfruto. Disfruto crear páginas de internet,  revisar la arquitectura de la información y buscar imágenes que cuenten una historia. Pero no soy ni diseñador ni programador. Soy politólogo.

Es por ello que el título del post llega a una frase muy común y recurrente: no siempre en lo que eres bueno es aquello que amas. (Pero según yo si haces lo que amas, en algún momento serás bueno). No sé.