¿Innovar la comida chatarra? We better.

Categories Cultura, Ideas, M-

Chocolates

The Guardian publicó una nota que debe llamar nuestra atención.  Según el autor, Ramón Vera Herrera, el crecimiento de empresas de comida procesada ha generado efectos negativos en los países en vías de desarrollo, particularmente en México.

El caso de México es el más notable por la prevalencia de diabetes en distintos espacios poblacionales, tan solo mencionar que 1 de cada 3 niños en nuestro país tiene sobrepeso . Con más de 30 tratados de libre comercio somos ya uno de los principales productores de comida procesada en el mundo y compañías como Pepsi y Nestlé han hecho una ganancia de más de 29 mil millones de dólares tan solo en 2012.

La innovación como factor de bienestar

Nadie pide que las empresas dejen de crecer, hoy en día eso implicaría una sentencia de muerte; sin embargo, es indispensable que los equipos de R&D, los tomadores de decisiones y en general todos los stakeholders metan en la ecuación el bienestar de la población a la que sirven. Es aquí donde resulta importante el papel de la innovación.

Una primera propuesta sería la búsqueda activa de innovación empoderadora, para tomar la clasificación del profesor de Harvard Clayton Christensen, que la define como aquella que mejora la calidad de vida de un número importante de personas y tiene un efecto en la creación de trabajos. Los otros dos tipos de innovación: sostenible y eficiente, únicamente desplazan productos hacia los anaqueles, y aunque mueven el molino de la economía, generan efectos como el mencionado en la nota de The Guardian.

Los esfuerzos como Empresa Socialmente Responsable y demás acreditaciones difícilmente podrán compararse en sus efectos con los resultados de productos que no entienden los hábitos del consumidor, que no atacan de manera contextual las necesidades y, dicho de forma clara, que no se preocupan verdaderamente por el bienestar de las personas.

Más que derechos, incentivos económicos

La discusión muchas veces se centra sobre “el derecho” de las personas a una mejor calidad de vida, pero en general es un tema que podría deslindarse de lo político, desde la perspectiva de empresa, tendríamos que alinear los incentivos para  maximizar sus utilidades al tiempo que busquen el bienestar -y la permanencia- de sus consumidores.

Si las personas empiezan a usar su ingreso disponible en tratamientos médicos y demás paliativos, veo muy complicado que sea un mercado sostenible para la industria. Just saying.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *