La búsqueda de una experiencia integrada

Hablar de experiencias de marca es más que una herramienta de marketing, es el interés de las empresas por alinear sus procesos con los momentos importantes para sus clientes.

Para ejemplificar esta idea podemos utilizar a Uber. La controversial empresa hace lo necesario para dar un servicio que casi siempre excede las expectativas. Para todos aquellos que han pedido uno no debería de sorprender que les ofrezcan una botella de agua. Siempre lo hacen.

Cuando llega el recibo de su viaje al correo electrónico tampoco deberían de sorprenderse por el hecho de que siempre el redondeo es a su favor. Claro, se podría argumentar que una empresa que factura millones de dólares cada mes se puede dar este lujo, pero cuántas veces no hemos escuchado la famosa teoría sobre la cantidad de dinero que hacen los supermercados con los centavos que retienen de cada cliente. 
 

Tuit Salles
 

Lo que los detractores de la aplicación no entienden es que han ganado mercado a través de entender los momentos de valor y la entrega de una experiencia integrada para sus usuarios. No pedimos Uber nada más por la facilidad de solicitar el servicio, pero por la garantía de que estándares mínimos de calidad siempre estarán presentes.

Si les queda duda, les invito a pedir un EasyTaxi, y esperar a que llegue.
 

Imagen Uber