La gente ignora el diseño que ignora a la gente.

Muchos de los esfuerzos de comunicación que encontramos en los medios digitales parecen haber ignorado esta máxima.

Los banners, micrositios y espacios en línea suelen obviar la estrategia de contenidos, que no es más que una jerarquización de los diversos mensajes -convergentes y divergentes- de cualquier organismo.

También olvidan invitar al diseñador a las reuniones de negocios. Y después este acaba pasando el doble de tiempo traduciendo las máximas del C-Suite en acciones y esquemas concretos para los usuarios/clientes.