Optimismo Accionable Ed. 005 – El arte de no hacer nada.

Cuando llegué a vivir al entonces llamado Distrito Federal, el metro era uno de mis lugares favoritos para no hacer nada. No sé bien por qué pero disfrutaba mucho sentarme en uno de los entrepisos de la estación y ver pasar a la gente.

Estar ahí estorbando el paso de cientos de chilangos me servía como un pretexto para no pensar en las obligaciones del ITAM, al tiempo que según yo era una buena manera de entender mejor mi nuevo entorno y sus habitantes.

Hoy en día no hacer nada cuesta más trabajo que en 2004. Y esto lo vemos porque conforme pasan los años emergen nuevos portavoces, nuevas filosofías que promueven un estilo de vida menos saturado. Tres ejemplos que se vienen a la mente son “Los minimalistas” y su documental en Netflix, el best-seller de Greg McKeown titulado “Esencialismo” o todo lo que tiene que ver con Marie Kondo, la Kardashian del Orden, y sus distintos espacios de difusión.

En la mayoría de estos casos lo que vemos son aplicaciones concretas a un principio más profundo: queremos reclamar y adueñarnos de nuestro contexto.

Para que esto suceda muchas veces optamos por las herramientas que están más a la mano. Descargamos aplicaciones para optimizar nuestra agenda y espacios, buscamos maximizar la productividad con vidas profesionales frenéticas, nos deshacemos de muchas de nuestras pertenencias solo para ver cómo los lugares se vuelven a colmar de triques al paso de los meses.

En todo esto pasamos por alto una verdad evidente: hay muchas cosas que creemos que están en nuestro control, sin estarlo.

Es por esto que ahora vamos a dar un giro y probar suerte con un camino adyacente. Para adueñarnos de nuestro contexto vamos a intentar no hacer nada.

—-
Dependiendo tus gustos, la recomendación esta semana será más complicada de lo que parece o más simple de lo que crees.

Esta semana te invito a buscar activamente un espacio en la naturaleza donde puedas pasar 2 a 3 horas en silencio.

Decía Alain de Botton en uno de sus ensayos que “todo el lenguaje del amor ha sido desgastado por un uso excesivo”. Pues también así nuestra capacidad de hablar de nuestras experiencias en la natura. La recomendación de esta semana no la hacemos para apropiarnos, la hacemos para participar de algo más grande.

Adicionalmente, cambiar la cadencia y contexto de nuestra reflexión es una coartada para conectar con aquello que estamos buscando cuidar.

Costo: ($$$-$$-$-Gratuito)
Complejidad de Implementación: ( Elevada -Moderada-Reducida)
Impacto: (Alto-Medio-Bajo) – (Individual-Comunitario-Social)
—-
Más información:

1.- “A Nature Writer for the Anthropocene” Jedediah Purdy. https://www.theatlantic.com/science/archive/2019/06/jedediah-purdy-reviews-robert-macfarlanes-underland/591574/

2.- “Not Utopia” The Minimalists. https://www.theminimalists.com/

3.- “Wildlife watching: ‘The best form of meditation I can imagine’” Patrick Barkham. https://www.theguardian.com/lifeandstyle/2014/jun/16/wildlife-watching-best-form-meditation

4.- “13 Parques Nacionales de México de los que te vas a enamorar al visitarlos” Sandra Apolinar. https://www.vix.com/es/imj/actualidad-mx/164590/13-parques-nacionales-de-mexico-de-los-que-te-vas-a-enamorar-al-visitarlos

—-
El mantra de esta semana nos recuerda que el ritmo y la forma como vamos aprendiendo tiene que ver con el valor de aquello que buscamos aprender.

“Learning deeply means learning slowly”
– David Epstein, Periodista y Divulgador científico.

Por cierto, gracias Andrea, Marina, Mafer, Isa y quienes han compartido conmigo su experiencia al realizar alguna de las recomendaciones, me ayuda a mejorar este contenido. Bonita semana.
MT

Optimismo Accionable Ed. 004 – Tú te representas.

¡Hola! ¿Cómo te fue la semana pasada? ¿Pudiste tener alguna de las 3 conversaciones? ¿Qué encontraste?

Si lo hiciste te felicito. Eso te ayudará a conectarlo con lo que haremos esta semana. Si no lo hiciste, todavía hay tiempo, puedes ponerte al corriente en los próximos días.

Los desafíos de la biosfera nos obligan a ensanchar lo que consideramos nuestro espacio de interés, para incluir a comunidades que normalmente no tenemos presentes.

En tanto los problemas medioambientales no conocen fronteras ni les importa a quienes consideramos cercanos y a quienes lejanos, es nuestra obligación pensar más allá de nuestra familia y amigos. *¿Cuándo fue la última vez que intercambiaste más que un saludo con tus vecinos?* Pero no te preocupes, por ahora no será necesario que empieces a compartir cafecito y galletas con el del 301 o invitar a los Martínez a una parrillada en tu terraza.

*La política es una herramienta que como sociedad hemos encontrado útil para abordar estos retos de carácter social*. Sin embargo, por fenómenos que no tienen mucho que ver con la temática de este contenido, la sociedad mexicana cree poco en las instituciones democráticas y, en general, nos encontramos en una de las regiones más desconfiadas del planeta.

Según Latinobarómetro, en 2018 solo el 18% de los mexicanos creíamos que se puede confiar en la mayoría de las personas -confianza interpersonal- y un 22% confiamos algo o mucho en nuestros diputados/senadores.

Esto no sorprende, ya que “la mayoría de las personas” y “los diputados/senadores” no tienen nombre y apellido. Me voy a permitir citar otra vez a Gloria Steinem: *“el odio generaliza, el amor especifica”*. Cuando somos capaces de ponerle cara, nombre e historia a nuestros representantes, podemos tender puentes, mantener una conversación y supervisar su labor en materia de conservación del medio ambiente.

—-
La recomendación de esta semana es dar el primer paso para cambiar nuestra relación pasiva con el sistema político y conocer a las personas que te representan en el Congreso.

Entra al sitio www.quienmerepresenta.com, al poner tu código postal o dirección encontrarás quienes son tus diputados y senadores, así como sus medios de contacto y sus redes sociales.

Síguelos por redes sociales o escríbeles por correo y pregunta cuál es su agenda en temas de conservación ambiental. No te pido por ahora que escribamos un pliego petitorio o alguna acción de mayor complejidad.

Aquí vamos a aprovechar lo visto en ediciones anteriores, vamos a buscar tenerlos presentes, como una “señal”, que nos recuerde cada que veamos sus publicaciones que tenemos la posibilidad de buscarlos directamente, que podemos conocer sus posturas sobre temas que nos interesan, pero principalmente que son personas con nombre y apellido que tienen una responsabilidad, igual que nosotros.

Costo: ($$$-$$-$-Gratuito)
Complejidad de Implementación: (Elevada-Moderada- Reducida )
Impacto: (Alto-Medio- Bajo ) – (Individual-Comunitario- Social )

—-
Más información:

1.- “Why Ordinary People Need to Understand Power” Eric Liu https://www.ted.com/talks/eric\_liu\_why\_ordinary\_people\_need\_to\_understand\_power

2.- “Qué es REALMENTE la democracia : #WHYDEMOCRACY” WHYMAPS. https://www.youtube.com/watch?v=UoP\_mSIHqTY

3.- “Informe Latinobarómetro 2018” Corporación Latinobarómetro. http://www.latinobarometro.org/latdocs/INFORME_2018_LATINOBAROMETRO.pdf

4.- “El ocio se ha convertido en un insufrible no hacer nada – Byung-Chul Han“ Luis Martínez https://www.elmundo.es/papel/lideres/2019/02/12/5c61612721efa007428b45b0.html

—-

El mantra de esta semana es un parafraseo de Marco Aurelio, el último de los Cinco Buenos Emperadores romanos y una de las figuras más importantes de la filosofía estoica.

“No pierdas tiempo discutiendo sobre cómo debe ser una buena persona. Sé una”.

Hay muchas razones por las que podremos estar cansados del gobierno. Pero si solo discutimos sobre cómo nuestros gobernantes están lejos de ser buenas personas, estaremos perdiendo nuestro tiempo.

Y como sabes, el tiempo es un factor importante para contener los efectos de nuestra huella ambiental.
MT

Optimismo Accionable Ed. 003 – No todo es información.

¡Hola de nuevo! En las dos ediciones anteriores el tema central ha sido la formación de hábitos y algunas ideas sobre cómo usarla a nuestro favor.

Para esta semana la recomendación dará un pequeño salto lateral y nos centraremos en un concepto común pero difuso, que espero active tu curiosidad.

Se dice que vivimos en la “era de la información” y se habla de las “tecnologías de la información”; sin embargo, te has puesto a pensar *¿qué es la información?*

Algunos creemos que es el contenido que recibimos en el celular o televisión, otros la asociamos a aquellos hechos de valor noticioso, o incluso podríamos pensarla como puntos de datos en una celda de Excel.

Para los fines de esta reflexión y basado en la “Teoría Matemática de la Información” de Claude Shannon, *información es aquello que altera nuestro estado de conocimiento*. Por ejemplo, si te digo que México está situado al sur de Estados Unidos, es muy probable que ya lo supieras y por ende no podría considerarse como “información”, a lo mucho sería un “dato”.

Si te digo que enfrentamos una crisis ambiental o que los coches contaminan, pues tengo razones para pensar que no cambiaría tu estado de conocimiento.

Sin embargo, si recién te enteras que cerca de tu casa hay un centro de reciclaje o que la Ciudad de México prohibió para el 2021 los plásticos de un solo uso, entonces hay información. No obstante, esta tiene que cambiar tu estado en el mundo, *si no hacemos algo con ella se convierte en noticia y a la larga se vuelve un dato de poco valor en tu vida diaria*.

Cuando aprendemos algo nuevo, cuando nos cuentan algo sobre alguien más y cambiamos nuestras forma de relacionarnos con esa persona, cada que nos _cae un veinte_, son todas expresiones del mismo concepto, donde por razones distintas nuestra mente es capaz de entender algo y darnos alguna idea de qué hacer con ello. Esto es información en su máxima expresión.

—-
La *recomendación de esta semana* es tener una conversación con tus familiares o amigos donde el objetivo sea *conocer sus fuentes de información en materia de ecología y medio ambiente*. ¿Dónde se informan? ¿Qué tipo de notas tiene? ¿El enfoque es optimista o pesimista? ¿Cuál fue la última vez que cambiaron algo a partir de esta información?

Esta actividad vale la pena porque tiene un doble efecto, por un lado puedes aprender dónde recibir información valiosa que te motive a seguir pensando en como reducir tu impacto ambiental y por otro, permite conocer si hay alguien más en tu comunidad inmediata que tenga inquietudes similares.

Haz la prueba, no dejes que la pena o la cotidianidad te gane.

Costo: ($$$-$$-$-*Gratuito*)
Complejidad de Implementación: (Elevada-Moderada-Reducida)
Impacto: (Alto-Medio-Bajo) – (Individual-Comunitario-Social)

—-

Más referencias (con suerte, información):

1.- “‘Mexico City is banning single-use plastics“ Douglas Broom https://www.weforum.org/agenda/2019/05/mexico-city-is-banning-single-use-plastics/

2.- “The Information: A History, a Theory, a Flood” James Gleick https://www.amazon.com.mx/gp/product/1400096235/ref=ppx\_yo\_dt\_b\_asin\_title\_o09\_s00?ie=UTF8&psc=1

3.- “Cómo saber si mi dieta contamina” Laura Delle Femmine https://elpais.com/sociedad/2019/05/24/actualidad/1558654868\_741250.html

4.- “A call to climate action” Jonathan T. Overpeck y Cecilia Conde. https://science.sciencemag.org/content/364/6443/807

—-

El mantra de esta semana es del creador de la Cibernética, una disciplina que buscaba entender la relación y diferencias entre las personas y las máquinas.

La información que recibimos altera nuestra relación con el mundo, tanto para los humanos como para las máquinas, pero reflexionar sobre la calidad y orígenes de la misma sigue siendo una prerrogativa de nuestra especie.

“Vivir efectivamente, implica vivir con la información adecuada.”
– Norbert Wiener, “The Human Use of Human Beings”. 1950

—-
Qué junio reciba lo mejor de ti,
MT

Optimismo Accionable Ed. 002 – No todos los días es el fin del mundo.

Conforme entramos en el año pareciera que se incrementa el número de notas sobre la catástrofe ambiental. Desde los reportes de la ONU acerca las complicadas perspectivas para el 2030, hasta los videos emocionalmente cargados sobre la pérdida de especies y la degradación del planeta, los estímulos son constantes, alarmantes y fatalistas.

La indignación moral muchas veces resulta en una válvula de escape para la sensación de incertidumbre. Pareciera que lo menos que se espera de nosotros es que nos enojemos ante el contexto y socialicemos nuestra molestia con otros. Pero qué si por el contrario la mejor herramienta disponible para los meses y años venideros fuera la prudencia.

No estoy diciendo que no enfrentamos un reto planetario de primera importancia, pero la forma de abordarlo desde lo individual y nuestra comunidad inmediata requiere entender algunas nociones acerca del cambio.

Como lo dice James Clear en su texto “Atomic Habits”, muchas veces el cambio puede tomar años, antes de suceder de manera súbita. El ejemplo que pone es el de un cubo de hielo en una habitación a -10ºc. Si incrementamos un grado la temperatura no sucede nada, si pasamos de -10 ºc a -9 ºc y de -9 ºc a -8 ºc nada cambia, sin embargo, al llegar a 0ºc y pasar a 1 grado centígrado el cubo comienza a derretirse.

Así pues, podemos entender el aumento gradual de temperatura en el hipotético cuarto como una nueva rutina que modificar. Si reducimos nuestro consumo de plástico, nada pasa, si evitamos usar el coche, nada pasa, si cambiamos nuestra dieta o una parte de ella, nada pasa. Hasta que en un momento dado, después de cierto tiempo nos convertimos en el tipo de persona que inspira a otros y se identifica como un modelo positivo para sus familiares y amigos. No en el discurso ni en la indignación pública, pero en los hechos.

El éxito para lograr cambios en casi cualquier ámbito es producto de las acciones diarias, no de transformaciones épicas pero efímeras. Tal como lo dice Tony Robbins: “La mayoría de las personas sobreestiman lo que pueden hacer en un año y subestiman lo que pueden lograr en una década”.

—-
La recomendación de esta semana es relativamente sencilla, y sin embargo nos ayudará a consolidar la reflexión y seguir avanzando en la reducción de nuestra huella ambiental.

Los invito a conseguir un planeador mensual como el que viene en esta liga [https://www.officedepot.com.mx/officedepot/en/Categor%C3%ADa/Todas/Oficina/Planificaci%C3%B3n/Planeadores/PLANEADOR-MES-BLUELINE-CHICO/p/63900]. Cada día, al final de su jornada, tachar la fecha con un marcador si hicieron alguna acción de las “típicas” (no popotes, no coche, llevar su termo, no carne roja, etc).

La idea no es la acción en si misma, puesto que como lo vimos de forma aislada no generan ningún impacto significativo, pero lograr una cadena larga de días para aprovechar el Método Seinfield (sí, Jerry Seinfield el comediante) y tener una representación visual de cómo estamos subiendo poco a poco la temperatura de nuestra “habitación de cambio”.

Costo: ($$$-$$-$-Gratuito)
Complejidad de Implementación: (Elevada-Moderada-Reducida)
Impacto: (Alto-Medio-Bajo) – (Individual-Comunitario-Social)

—-

Más información

1.- “El Método Seinfeld o cómo cambiar tus hábitos “ Carolina Nombela http://forbes.es/life/45477/el-metodo-seinfeld-o-como-cambiar-tus-habitos/

2.- “It’s Not Always the End of the World” Greg Weiner https://www.nytimes.com/2019/05/22/opinion/trump-lincoln-political-prudence.html

3.- “Calentamiento Global a 1.5ºc” Panel Intergubernamental para el Cambio Climático de la ONU https://www.ipcc.ch/sr15/

4.- “The zero-waste revolution: how a new wave of shops could end excess packaging” Stephen Moss https://www.theguardian.com/environment/2019/apr/21/the-zero-waste-revolution-how-a-new-wave-of-shops-could-end-excess-packaging

—-

El mantra de esta semana nos recuerda que somos parte importante de un contexto, y aunque pareciera que la escala planetaria está fuera de nuestro alcance, esta se compone de esferas más pequeñas con códigos y valores que cambian si nosotros lo hacemos.

“Todos creamos micro-culturas alrededor nuestro a través de la forma como llevamos nuestra vida y la energía que mandamos a quienes nos rodean.”
– David Brooks, “The Second Mountain”

—-
Que tengan una excelente semana. MT

Optimismo Accionable Ed. 001 – ¿Qué es un hábito?

Una de las formas más potentes de reducir nuestra huella ambiental es el cambio de hábitos. Aunque muchas veces no recordamos las experiencias que crean nuestras costumbres, estas están grabadas en nuestra mente e influyen en cómo hacemos las cosas -sin que nos demos cuenta.

Es por ello que el primer paso de este recorrido es entender que en términos generales los hábitos son un ciclo de tres etapas: primero hay *una señal*, que le dice al cerebro que tiene que ir a modo automático y qué hábito usar. Después hay *una rutina*, que puede ser física, mental o emocional. Por último existe *un premio*, que ayuda al cerebro a determinar si este ciclo vale la pena o no.

Por ejemplo, si estoy trabajando y veo que mi taza se encuentra vacía (señal) es muy probable que me levante a servirme más café (rutina) hasta que pueda probar nuevamente su sabor y sentir el efecto en mi cuerpo (premio).

¿Qué pasaría si diseñara un ciclo en donde al ver mi carrito de compras en internet (señal) mi primera reacción sea imaginar cómo vendrá empaquetado el producto (rutina), lo que me hará pensar dos veces antes de gastar mi dinero y entonces ayudar a controlar las compras de impulso (premio – la satisfacción de tener un mejor manejo de mis finanzas)?

En las referencias de información adicional encontrarás más contenido para entender y tener un mejor control de este método.

—-
La *recomendación de esta semana* es entonces diseñar un ciclo señal-rutina-premio que se adecue a nuestro estilo de vida y veamos cómo nos sentimos en el proceso. Que sepamos cómo hacerlo y estemos atentos a nuestros resultados, nuestras recaídas y emociones.

Esto es fundamental para que todas esas infografías que vemos en internet, todos esos tips que aparecen en nuestras redes sociales, en efecto puedan entrar en nuestro día a día y no nos generen esa pequeña angustia de decir: “si ya sé que lo tengo que hacer, por qué no he empezado”

Cabe mencionar que hay dos elementos adicionales en este proceso, el llamado “craving” o “antojo” y la confianza en que se puede lograr (belief). En las siguientes ediciones platicaremos un poco más del craving, pero por ahora es importante recordarte que para que puedas aplicar la recomendación, tienes que creer que podrás diseñar tu propio hábito en camino a reducir tu huella ambiental.

Si quieres algunos ejemplos podemos platicarlo por esta vía.

Costo: ($$$-$$-$-Gratuito)
Complejidad de Implementación: (Elevada-Moderada-Reducida)
Impacto: (Alto-Medio-Bajo) – (Individual-Comunitario-Social)


1.- “Working Out Is Powerful Brain Training” – Anna Held https://elemental.medium.com/working-out-is-powerful-brain-training-c3f8f003dfd1

2.- “El poder de los hábitos- Charles Duhigg- Resumen Animado” Caminos de Éxito https://www.youtube.com/watch?v=f-mEdUtboSA

3.- “El planeta no se está muriendo, ni lo estamos matando” Marcelo Torres (Yo) https://medium.com/@torresllamas/el-planeta-no-se-est%C3%A1-muriendo-ni-lo-estamos-matando-839625777613

4.- “The Case for Homemade Coffee” Hannah Harrington http://trashisfortossers.com/the-case-for-homemade-coffee/

—-
El mantra de esta semana, que nos recuerda que si vamos a emprender este camino hay que incluir a la gente cercana, para que nos motiven y entiendan.

“Creer es más fácil cuando ocurre dentro de una comunidad”
– Charles Duhigg, Autor de The Power of Habit.

¿Cuándo fue la última vez que agradeciste el sabor de las fresas?

Siempre hay una ligera incomodidad al hablar -o escribir- acerca del desarrollo personal. En primera instancia está la necesidad de evaluar ¿quién soy yo para hablar de esto?

La primera respuesta es: alguien que está también en la búsqueda. Si no fuese el caso no tendría la opción de siquiera intentarlo. El que quiera hablar de cocina tendrá que ensuciarse y aprender sobre la marcha. Nadie nació sabiendo hacer un pastel y nadie vino a la vida con todas las respuestas.

El desarrollo personal también tiene una segunda complicación. A diferencia de la preparación de algunos platillos, donde puedo compartir el resultado de mis esfuerzos, en el caso de la mejora continua es imposible hacerlo por otros y para otros.

Creo en la generosidad y la energía enfocada a otros, pero también puedo dar cuenta de la delicada línea que existe entre el impulsar al de enfrente a desarrollar sus capacidades y empezar a evangelizar bajo recetas que no siempre sirven y no siempre saben igual.

El tercer reto es la imposibilidad de una meta compartida. Es un error asumir que vemos el final del trayecto de la misma manera. Tenemos que entender que estamos en proceso y el camino es la meta. No hay una línea y un reloj que nos diga que hemos llegado. Me cuesta mucho trabajo explicar la forma como llegó a mí esta conclusión. Tal como hablaba hace poco con uno de mis mentores, practice is perfect, no podemos estar pensando en cierto resultado cuando estamos en la búsqueda, porque entonces no estamos buscando mejorar, estamos buscando llegar. ¿Y luego qué?

Con todo y estos tres retos podemos encontrar una pieza sobre la cual asentar el camino para el desarrollo personal: el agradecimiento.

Everything is a gift. The degree to which we are awake to this truth is a measure of our gratefulness, and gratefulness is a measure of our aliveness. — DAVID STEINDL-RAST

Es la primera pieza porque es a su vez flexible y robusta. Si tú le preguntaras a diversas personas acerca de la gratitud tendrías casi tantas respuestas como encuestados. Para algunos es un sentimiento, otra la ven como una práctica e incluso puede llegar a verse como una predisposición u obligación. Hay quien lo ve como un rasgo intrínsecamente humano y quien lo ve como ingrediente cultural.

Por más que todos podríamos dar ejemplos de momentos en los que nos hemos sentido agradecidos, difícilmente podríamos llegar a una definición común.

Imagen extraída del Libro Grateful de Diana Butler Bass

Según la autora protestante Diana Butler Bass, el agradecimiento involucra dos formas de experiencia: las emociones como sentimientos en respuesta a los regalos de la vida, y la ética como acciones en respuesta a los regalos. Estas a su vez se desenvuelven en dos arenas de nuestra vida: la personal, yo como individuo y la pública, nosotros como comunidad.

En general, el sustrato que nutre estos cuatro momentos tiene que ver con la predisposición a ver el mundo como un lugar lleno de regalos.

En su libro Braiding Sweetgrass, Robin Wall Kimmerer expresa que la naturaleza de los objetos cambia dependiendo de la forma como llegan a nosotros. Desde pequeña Kimmerer formó su pensamiento en una tradición que celebra la naturaleza como un regalo y una responsabilidad. Para la Nación Potawatomi vivimos en un entorno colmado de regalos y eso crea una relación continua con el medio ambiente.

En la lengua de esta Nación el ser generoso y agradecido se podría traducir como “ser como una fresa”. Y es que las fresas son ejemplos que nos permiten aprender a disfrutar de la vida como un regalo. La dulzura, color y aroma de estos frutos nos envuelve muchas veces en platillos que compartimos al celebrar.

Si bien es cierto que estas características podrían entenderse desde una perspectiva estrictamente evolutiva -donde la Fragaria × ananassa está buscando mantenerse apetitosa para atraer a los polinizadores, la realidad es que existen muchos escenarios donde no habría sido así. Por eso es un obsequio, ya que nada tuvimos que hacer para disfrutarla tal como llega a nosotros.

El agradecimiento nos libera y nos une. Estar constantemente reconociendo los regalos que recibimos podría parecer trivial dentro de nuestras tareas diarias, pero es un buen arranque en el camino del desarrollo personal.

No podemos estar pensando en ser más disciplinados u ordenados si no estamos en posibilidad de construir un contexto que haga que valga la pena el esfuerzo.

Ese contexto es la posibilidad de reconocer en cada circunstancia, evento o situación -aún si viene en forma de reto- un regalo, que hemos recibido con beneficios inesperados en donde somos capaces de responder con palabras y acciones para convertirnos en una mejor versión de nosotros mismos. Es el ser agradecidos.

¿Cómo funciona el Optimismo Accionable?

Esta información llegará cada lunes por la noche 📫, al final del día pero a inicio de la semana, para que tengamos oportunidad de generar el hábito, saber que sin importar si fue un día muy pesado, terminará con una chispa de inspiración para seguir adelante con la semana.

Mi compromiso contigo es buscar que el tiempo dedicado a la recomendación semanal logre alguno de los siguientes resultados:

– 🏆 Motivarte a generar cambios concretos, graduales, positivos en tu vida, sin saturar con información obvia, pero sin complicarlo de más.
– 🌿 Recordarte cada semana que todavía hay tiempo suficiente, aun si las notas cotidianas sugieren lo contrario, asumir el control de nuestros hábitos cambia nuestra relación con el mundo, y a la larga, cambia el mundo.
– 🎨 Invitarte a contribuir con reflexiones o “caídas de veinte”, porque por experiencia te puedo decir que mucho de lo que viviremos en las próximas semanas, lo incluye en el paquete.

La estructura será la siguiente:

1. Introducción con información de apoyo sobre cómo transformar nuestro comportamiento y reducir efectivamente nuestra huella ambiental.
2. La recomendación de la semana con una estimación de costo, complejidad e impacto. Así podrás decidir más fácil si esa semana le entras o no.
3. Cuatro ligas con contenido relacionado por si quieres profundizar en el tema.
4. Por último, una cita o frase que nos sirva como mantra para repetir durante los días siguientes, si es que decides participar esa semana.

Si te quieres inscribir deja tu información en esta liga.

También puedes seguir el Instagram: @optimismoaccionable

Espero la disfrutes.
Marcelo.

Optimismo Accionable

¿Qué es ser un user lover?

Userlovers

Desde hace medio año, un poco más, en la agencia hemos adoptado un término que me gustaría compartir: User Lover.

En general nuestro mantra, tal como viene en Twitter, es:

We’re a pack of user lovers, insight makers, social addicts, brand arousers & greatness warriors.

¿Qué significa esto?

Significa poner constantemente al usuario en el centro de las reuniones. Es nuestra responsabilidad, en el proceso de construcción con clientes y aliados, recordar que cualquier esfuerzo tiene que ir de acuerdo con las necesidades, expresas y tácitas, de nuestros usuarios. Más aún, es indispensable poder entenderlos como individuos más que como demográficos, necesitamos poder ayudar a las marcas a sacudirse antiguas visiones y empatizar con personas.

No siempre es posible hacerlo en un corto plazo, y si bien es una necesidad de negocio cada vez más apremiante, tampoco significa que no entendamos la responsabilidad que tiene un brand manager, un emprendedor y cualquier persona responsable de una marca o empresa. Simplemente queremos llegar a pelear junto con ellos por la grandeza. Porque si vas a nuestra oficina, verás que We Are Fucking Great.

Innovar las juntas

Mucho del tiempo de oficina se invierte en juntas, en reuniones, en actualizaciones. Mucha tinta se ha escrito sobre mecanismos para hacer más disfrutables y eficientes las juntas, particularmente me gusta la propuesta del Modern Meeting Standard de Al Pittampalli.

También las aplicaciones de coordinación de equipos como Asana, Teamwork y BaseCamp parten de que un gran pain de los usuarios es acudir a reuniones. Muchas veces los esfuerzos se quedan a medias, generando lo que llamaría “La Paradoja del Tiempo de Oficina”, en donde todos los miembros tienen incentivos a hacer reuniones más eficientes, coordinar mejor el papel de por qué está convocada cada persona y buscar outcomes claros siempre; pero casi nunca hay capacidad de mantener estándares de juntas que no se difuminen con el tiempo.

¿Qué hacen en sus espacios de trabajo para minimizar o mejorar las juntas?

UX es como te sientes

La mejor manera de definir el UX es a través del estado anímico. Si algo, o alguien, te hace enojar no tiene un buen UX. Por el contrario, si una marca, institución o aplicación permite que te sientas bien, en control y seguro de lo que sigue es el mejor posible.